Ciencia

Wi-Fi: La muerte oculta que está destruyendo la generación más joven en todo el mundo

wi fi destruccion

La Agencia de Protección de Salud en Gran Bretaña, ya encontró en un estudio de 1007 que “la radiación del microondas en rango comparable a la conexión Wi-fi a menudo causaban cambios en el comportamiento, provocaba cambios cognitivos, y las funciones activas a la respuesta del estrés interfiriendo con las ondas cerebrales.

También mencionaron los posibles riesgos para la salud de los niños que asisten a escuelas con las redes inalámbricas. Y hemos visto en otras ocasiones este tema, y como los teléfonos móviles al que le damos un amplio uso puede triplicar el riesgo de cáncer en el cerebro.

Ya no hay duda de que las ondas radio de la telefonía móvil e inalámbrica, las torres de alta tensión y las redes Wi-fi emiten radiación de una u otra forma, afectando a las personas que están dentro del rango de exposición.

El estudio de “Interphone” realizado por la OMS y publicado por el International Journal of Epidemiology, no han proporcionado pruebas concluyentes, pero una revisión realizada en Junio del mismo estudio de 2007, reveló que por cada 100 horas de uso móvil, aumentamos el riesgo de menungioma (tumor cerebral). Un aumento de un 26% comparado con años antes.

Fernando Pérez es el vicepresidente de la Fundación geoambiental de la salud, y señala que los niños que hay en nuestro hogar son los más vulnerables, junto con las mujeres embarazadas, los ancianos y los enfermos. Todos los estudios epidemiológicos han demostrado los efectos reales de la radiación sobre la salud y el desarrollo de los niños, según dijo Pérez.

Por supuesto, hay otros estudios que afirman que la exposición a este tipo de radiación es segura. Pero si es así, ¿por qué se están tomando medidas en Europa? Uno de los ejemplos más sorprendentes provienen de  Francia, que ha impuesto la eliminación de la conexión wi-fi en las redes de bibliotecas, escuelas y lugares públicos, ” pero en España la ley se remonta a 2001 y establece límites máximos de 4.000 veces superiores a las recomendadas por los últimos estudios “, dice Pérez.

Los síntomas de una alta exposición a redes Wi-Fi se manisfestan como dolor de cabeza, fatiga crónica, dificultad para dormir, palpitaciones, dolor de oído y el insomnio.

Por lo tanto, lo mejor es evitar que, en su caso estas redes. Estas son algunas medidas que nos pueden proteger de la radiación Wi-Fi, tanto en la oficina como en el hogar.

  1. Desconectar la conexión cuando no está en uso, especialmente por la noche.
  2. Sustituir el acceso inalámbrico a la red por cable o un PLC que permite a utilizar sus propias tomas de corriente eléctrica y, como LAN.
  3. No abusar del teléfono.
  4. 4 – No utilice los teléfonos inalámbricos DECT en su casa, emiten grandes dosis de radiación. Si no tiene otra opción más que un teléfono inalámbrico, elija las opciones tipo ECODECT , que al menos evita el problema cuando el teléfono está en reposo en la base.

¡Suscríbete a Despierta!

Introduce tu correo electrónico para suscribirte al blog y recibir notificaciones de nuevas entradas.