Según Un Estudio, El Secreto De La Juventud Puede Estar En Nuestra Propia Sangre

Especialistas del Instituto de Ciencia y Tecnología de Okinawa (OIST), situado en Japón está consiguiendo descifrar muchos de los secretos sobre el envejecimiento y como evitarlo, todo ello al catalogar la composición de la sangre de las personas mayores con muestras de personas más jóvenes.

secreto de la juventud

Según la revista científica Proceedings of Natural Academy Of Sciences (PNAS), en los Estados Unidos, fueron encontradas 14 moléculas cuya presencia varía de acuerdo con la edad de la persona, siete de ellas siendo abundantes en la sangre de los jóvenes, pero no en los más viejos.

Las “moléculas de la juventud” están compuestas principalmente de antioxidantes y compuestos esenciales para la salud de nuestros músculos. Esto significa que una dieta basada en estas sustancias puede traer beneficios para las personas mayores, tal y como muestran numerosos estudios.

Serían las dietas ricas en polifenoles, ya que los antioxidantes están presentes en la uva, el vino tinto, el té, las frutas y las hortalizas en general, y esto puede ralentizar el proceso del envejecimiento del cerebro.

Como era de esperar, la dieta mediterránea y la dieta japonesa han sido reconocidas por su gran papel en el “anti-envejecimiento”, así como también tienen un importante papel para prevenir la enfermedad del Alzheimer, ya que sus alimentos son ricos en antioxidantes, tales como el aceite de oliva, las frutas, verduras, pescados y cereales.

En la ciudad japonesa de Okinawa está la sede de los estudios citados por PNAS, que son el mayor número de personas “centenarias” en el mundo. Es allí también donde las enfermedades como el cáncer y la enfermedad del Alzheimer, relacionadas con la edad, tienen una incidencia muy baja.

Todo esto se cree que se debe a que llevan una dieta rica en pescado, verduras y antioxidantes. En un comunicado del profesor Yanagida, que dirigió el estudio, dijo que “la longevidad es un gran misterio para nosotros” y que “queremos saber cómo las personas mayores pueden llegar a vivir una vida larga y con final feliz”

Para la investigación, los expertos compararon la sangre de 15 jóvenes, con una media de edad de entre 15 y 29 años, con personas de edad avanzada de hasta 80 años, para poder medir la concentración de las sustancias en estos grupos específicos.