Salud

El Ritmo De La Respiración Es Clave Para Controlar El Miedo Según Un Estudio

Hoy en día vivimos en un mundo que nos llena de temores, y estamos constantemente expuestos a una lluvia de estrés constante casi diariamente. Para controlar el miedo en nuestra vida diaria hay un truco aparentemente fácil, que funciona bien, ya que el miedo es parte de la función biológica que nuestro cuerpo crea a través de un evento que produce impulsos que llegan hasta nuestro cerebro.

Ritmo Respiración Clave Controlar Miedo

La perspectiva del miedo como función biológica está validada por la Universidad de Nothwestern Feinberg y la Facultad de Medicina de Chicago, ya que en una nueva investigación descubrieron que existían varios patrones rítmicos en la respiración del ser humano que son los que provocan la respuesta en nuestro cerebro del miedo.

Para que lo entendamos, la cosa funcionaría así: el cerebro humano crea impulsos eléctricos que están unidos a nuestras funciones físicas y a la vez provocan reacciones emocionales y actividad eléctrica en nuestro cerebro, la cual afecta profundamente a nuestra respiración y a sus patrones.

Como resultado tenemos que el equilibrio de nuestra respiración se ve determinado por las inspiraciones y  las expiraciones, y también afecta en la manera en la que lo hacemos, si es por la boca o por la nariz, dando una respuesta eléctrica distinta en nuestro cerebro, provocando más miedo o en cambio más paz.

Uno de los resultados más esclarecedores de la investigación fue que, las personas que respiraban por la nariz en lugar de por la boca, sentían más miedo que las otras y se ponían más nerviosas.

La amígdala es también muy importante en este tema, ya que está moldeada a nuestro diafragma, y también está unida a los síntomas asociados al miedo y la ansiedad. La diferencia en la actividad cerebral ocurre durante los ritmos respiratorios que tenemos.

Este descubrimiento hace que se corrobore la importancia de la meditación, ya que practicándola empezaremos a controlar mejor nuestra respiración y ante un evento externo que sea estresante, tendremos la capacidad de aquietar un poco ese ritmo respiratorio que nos hace provocar la respuesta fisiológica del miedo.

Te dejamos un vídeo del estudio realizado:

¡Suscríbete a Despierta!

Introduce tu correo electrónico para suscribirte al blog y recibir notificaciones de nuevas entradas.