vacunas

Un Reciente Estudio Muestra Que El Riesgo De Aborto Aumenta Unas 7,7 Veces Después De Administrarse La Vacuna Contra La Influenza (Gripe)

Recientemente acaban de publicar un estudio (Donahue et al. 2017 Vaccine 35:5314) que relaciona los abortos espontáneos en mujeres con las vacunas contra la gripe.

El estudio revisó los datos de las temporadas de gripe 2010-11 y 2011-12. Las mujeres vacunadas con la vacuna inactivada contra la influenza (VII) en la temporada 2010-2011 tuvieron 3.7 veces más probabilidades de experimentar un aborto espontáneo dentro de los 28 días después que las mujeres que no recibieron la vacuna.

riesgo de aborto vacuna gripe

Durante todo el período de estudio (2010-2012), las probabilidades de un aborto espontáneo para las mujeres vacunadas fueron 2.0 veces mayores que para aquellas mujeres que no recibieron la vacuna contra la gripe. Ambas cifras mostraron un aumento estadísticamente significativo de abortos espontáneos cuando las mujeres recibieron la vacuna contra la gripe.

Lo más alarmante es que, en las mujeres que recibieron la vacuna contra la gripe H1N1 en la temporada de gripe anterior, las probabilidades de aborto espontáneo en los 28 días posteriores a recibir la vacuna contra la gripe fueron 7.7 veces mayores.

La gran mayoría de estas vacunas contra la gripe eran formulaciones multidosis, que contenían 25 microgramos de mercurio a través del conservante timerosal. En esos años, de los aproximadamente 150 millones de vacunas contra la gripe que se administraban en los Estados Unidos anualmente, menos de 50 millones, o el 34% de las vacunas disponibles para mujeres embarazadas, no contenían timerosal.

Durante muchos años, los funcionarios de salud han advertido a las mujeres embarazadas para que eviten comer atún que contenga mercurio. Y, incluso antes de este último estudio, algunos científicos del gobierno cuestionaban la sabiduría de presionar a las mujeres para que recibieran vacunas contra la gripe cargadas de mercurio en cualquier trimestre del embarazo.

En palabras del Dr. William Thompson, epidemiólogo principal de los CDC,“No sé por qué siguen dándole[la vacuna contra la gripe] a las mujeres embarazadas, sería la última persona a la que le daría mercurio”, dijo el Dr. George Lucier, subdirector del Programa Nacional de Toxicología,“El feto en desarrollo nunca debería estar expuesto a ninguna cantidad de mercurio”… los fabricantes de vacunas reconocen que las vacunas contra la gripe nunca han demostrado ser seguras para las mujeres embarazadas.

CDC afirma oficialmente que el timerosal es el mercurio “seguro” porque supuestamente se excreta rápidamente del cuerpo. CDC basa esta afirmación únicamente en su interpretación errónea de los datos de un estudio mal diseñado realizado a principios de los años 2000 por un experto en la industria, el Dr. Michael Pichichero.

Estudios subsecuentes han demostrado que el etilmercurio en timerosal es mucho más persistente en los órganos que el metilmercurio en los peces (Burbacher et al. 2005 Environ Health Perspect. 113:1015) (Rodrigues et al. Arch Toxicol. 2010 84:891).

En los prospectos de los paquetes de vacunas contra la gripe, los fabricantes de vacunas reconocen que las vacunas contra la gripe nunca han demostrado ser seguras para las mujeres embarazadas.

De hecho, la ciencia abrumadora muestra claramente que este conservante es neurotóxico y mortal y que puede ser particularmente peligroso para el feto durante el embarazo. Cuando se administra a mujeres embarazadas, el mercurio se transporta específicamente a la placenta y al feto, que no tiene ningún mecanismo de desintoxicación (Ablesohn et al. 2011 Canadian Family Physician 57:26).

De hecho, se ha demostrado que los niveles de mercurio en la sangre del cordón umbilical son, en promedio, 70% más altos que los de la sangre materna (Stern et al. 2003 Environ Health Perspect. 111:1465).

Durante este período de tiempo, las mujeres embarazadas que recibieron ambas inyecciones estuvieron típicamente expuestas a 50 microgramos de mercurio vía timerosal.

El nuevo estudio confirma los hallazgos de un estudio anterior de Goldman (2013 Hum Exp Toxicol 32:464). Usando la base de datos VAERS de los CDC, Goldman mostró un aumento similar en los abortos espontáneos debido a la vacuna contra la gripe, específicamente durante el tiempo en que las mujeres embarazadas estaban recibiendo tanto la vacuna contra la gripe estacional como la vacuna contra la gripe pandémica H1N1.

De hecho, la tasa de abortos espontáneos se multiplicó por 11 en 2009 cuando la vacuna contra la gripe H1N1 se agregó al cronograma recomendado. Durante este período de tiempo, las mujeres embarazadas que recibieron ambas inyecciones estuvieron típicamente expuestas a 50 microgramos de mercurio vía timerosal.

La vacuna contra la gripe materna, administrada específicamente en el primer trimestre del embarazo, también ha sido implicada recientemente en el trastorno del espectro autista (ASD) en un artículo de Zerbo et al. (2017 JAMA Pediatrics 171: e163609) del gigante de seguros Northern California Kaiser Permanente.

Los datos de Kaiser mostraron que las mujeres que recibieron la vacuna contra la gripe estacional (entre 2000 y 2010, cuando la mayoría de las vacunas distribuidas contenían timerosal) tenían 25% más probabilidades de dar a luz a un niño al que posteriormente se le diagnosticaría TEA. Este resultado también fue estadísticamente significativo. Vea esta entrevista de una madre que describe su aborto espontáneo inmediatamente después de vacunarse contra la gripe. El gemelo del niño abortado nació con autismo severo

¡Suscríbete a Despierta!

Introduce tu correo electrónico para suscribirte al blog y recibir notificaciones de nuevas entradas.