Espiritualidad

¿Qué Parte De Nosotros Realmente Reencarna, Y Por Qué?

Las personas que creemos en la reencarnación, pensamos que volvemos a la vida muchas veces y hasta cabe la posibilidad de que reencarnemos en diferentes formas de vida, pero alguna vez os habéis preguntado ¿cuál es la parte que realmente reencarna cuando morimos?

reencarnaciones partes

Para los que creemos en la reencarnación, nuestra vida no termina después de que nuestros cuerpos físicos mueran, puesto que lo que muere es el cuerpo, pero no el alma, y esa parte de nosotros continúa en forma de cuerpo astral en otro mundo.

De ese otro mundo hay innumerables descripciones filosóficas, pero es un lugar que viene a ser el lugar donde nuestras almas reposan mientras que deciden qué harán a continuación.

Las memorias del alma se cargan dentro del cuerpo astral. Esto es diferente al cuerpo causal y al cuerpo físico.

Paramahansa Yogandanda dice lo siguiente en su libro Karma y Reencarnación:

“El cuerpo físico contiene escondido, otros dos cuerpos, el cuerpo astral y el cuerpo espiritual.

Si un cuartil de agua salada se coloca en una jarra y se enrolla y luego se coloca en otro frasco más grande y enrollados y estos dos frascos se colocan finalmente en un tercer frasco más grande y enrollados y se colocan en el océano, el agua salada que hay en el frascos interno no puede mezclarse con el agua del mar cuando rompa en el frasco exterior.

“Todos los tres frascos aprisionados deben de romperse para permitir que el agua se mezcle de nuevo en el océano. Del mismo modo, el cuerpo físico posee el cuerpo astral y el cuerpo espiritual, o el cuerpo causal dentro de él.

El alma está envuelta por último, dentro del cuerpo de causal y protegida de la ignorancia.

Por lo tanto, el cuerpo físico aún no es libre cuando morimos. Todavía hay capas de nuestra experiencia anterior que deben resolverse.

Las experiencias fuera del cuerpo cercanas a la muerte son generalmente la memoria de las experiencias del cuerpo astral cuando vuelve a entrar en la forma física.

Estas experiencias fueron incluso descritas científicamente y, fotografiadas usando imágenes de resonancia magnética. Andra M. Smith y Claude Messierwere de la Universidad de Ottawa describieron la capacidad de un sujeto [de experimentar con su cuerpo astral] en su artículo, publicado en Frontiers of Human Neuroscience:

“Ella consiguió verse girando en el aire por encima de su cuerpo, acostada y rodando por el plano horizontal. Ella relató que a veces se observaba moverse desde arriba, pero seguía siendo consciente de que su cuerpo “real” estaba inmóvil. La participante no relató ninguna emoción particular ligada a la experiencia”.

Comprender la diferencia entre los cuerpos causales y astrales puede ayudarnos a entender el fenómeno de la reencarnación.

El alma, que es el puro reflejo del Espíritu, la cual aparece en el plano causal, no en el plano astral.

Los deseos astrales del alma son los que la encierran y la limitan permitiendo que el cuerpo astral exista (como en la metáfora de Yogananda).

Estos deseos todavía deben ser elaborados en el plano astral. Cuando la jornada del alma en el plano astral alcanza su fin natural, el cuerpo astral es eliminado y el alma se alza hacia el plano de la causalidad para reencarnar de nuevo en el plano astral, si aún existen deseos astrales.

Una vez que el alma elimina todos los deseos físicos y astrales, se mueve hacia el plano causal, conocido como el plano de la felicidad, en el cual el único “deseo” restante es la separación del Alma pura del Espíritu.

El alma puede volver a Dios fácilmente desde el plano casual y ya no necesita reencarnar en forma física. Nosotros, literalmente entramos en el físico de acuerdo con esas reglas.

Reencarnación y Karma

Adi Shankaracharya, un filósofo post-védico en su comentario sobre Brahma Sutras, dijo que las acciones del alma son infinitamente rastreadas en el pasado (algunos pueden llamarlo karma):

“Porque aunque la actividad del alma no es independiente, el alma actúa.

El Señor [Principio Organizador Infinito del Multiverso] realmente hace que ella actúe, pero actúa en sí misma.

Además, el Señor, al hacerla actuar ahora, tiene en cuenta sus esfuerzos anteriores y, él hizo que actuara en una existencia anterior, teniendo en cuenta sus esfuerzos anteriores en esa existencia.

Una regresión contra la cual, considerando la eternidad del Samsara, ninguna objeción puede ser levantada”.

El alma escoge enseguida en qué tipo de vida encarnar, pues tiene un número infinito de lecciones en base a sus elecciones anteriores que desea aprender, reduciendo así los ciclos de renacimiento adicional en forma material antes de regresar al Infinito del cual vino.

El alma escoge ciertas lecciones, incluso difíciles y dolorosas, porque si no lo hace, la lección permanecerá, para ser aprendida en algún momento futuro dentro del ciclo de vida y muerte del alma.

Es por eso que un alma puede recordar sus vidas anteriores, personas, lugares donde vivió y mucho más. Las memorias se transportan con ellos más allá del cerebro físico.

En ” es lo que hemos vivido antes”, de Michael C. Pollack, Ph.D., CCHT describe un dolor lumbar, que aumentaba y empeoraba a lo largo de los años y limitó sus actividades. Sugiere un posible motivo para ese dolor recurrente:

“He descubierto que había vivido al menos tres vidas anteriores en las que morí apuñalado en la parte inferior de la espalda. Después de procesar y curar las experiencias de vida pasada, mi espalda empezó a curarse.

La Gracia Divina

La Gracia Divina hace que estas lecciones sean tan palatales como sea posible, mientras que todavía se cerciora de que las lecciones que elegimos para aprender tengan todas las oportunidades para ser abrazadas completamente. La gracia divina anula las leyes del karma e incluso la reencarnación.

Edgar Cayce explicó:

“La ley de la gracia reemplaza la ley del karma. Si, en un punto determinado, percibimos que hemos hecho algo mal y aprendemos verdaderamente nuestra lección, podemos lidiar con la intervención de la gracia. Es decir, es cuando podemos “esquivar” la acción correctiva del karma, porque percibimos que lo que hicimos es incorrecto y trabajamos para corregir esto.

Sin embargo, la gracia no es una excusa para evitar nuestras responsabilidades y compensarlas más tarde. Sólo nos ocurre cuando adquirimos verdaderamente entendimiento y, pasamos a usar esa comprensión en nuestras vidas.

“La conciencia de la gracia puede venir a nosotros cuando enfrentamos una situación difícil y pedimos ayuda. En ese momento, puede parecer que alguien ha levantado un peso enorme de nuestros hombros, o sentimos como si todo estuviera bien.

Puede venir a nosotros en un momento en que nos sentimos abajo y de repente no encontramos fuerza para continuar, o en un momento de inspiración. Abrirnos a la gracia puede hacer que nuestros caminos sean más fáciles de recorrer.

En resumen, no somos nuestros cuerpos físicos. Nuestros cuerpos físicos son un paquete hermoso en el que conseguimos estar mientras trabajamos con nuestros deseos astrales (que, mientras crecemos a nivel de conciencia, es diferente de un deseo de reunirse con la Fuerza creativa infinita sin forma o Dios.)

La medida en que eliminamos todos nuestros deseos y, las lecciones asociadas a ellos, ya no necesitamos reencarnar.

Al hacerlo, llevamos con nosotros todas las impresiones de todas nuestras vidas anteriores, ya que estas fueron impresas en nuestros cuerpos causales y astrales y van con nosotros de una forma a otra.

Los muchos santos y sabios que tuvimos en el plano terrestre son sólo encarnaciones que elaboran sus últimos vestigios de deseo y apego antes de fundirse en la Unicidad. Los seguiremos cuando nuestro propio karma (realmente sólo otra palabra para nuestras creencias y acciones más comunes) sea igual a la de ellos.

Fuente

2 Comentarios

Haz click para dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  • Hola. Les repito el título, Despierta vivimo en una mentira. Todo lo que se dice en este artículo es místico por lo tanto es irreal.
    1.- La palabra Alma viene del Latín anima o sea lo que anima la materia inerte, es el Código Genético o sea la estructura del plano molecular de cada ser vivo y de este Código se forman las neuronas del cerebro que al hacer contacto entre sí nace la “Inteligencia” que Ha sido confundido por las religiones con el Espíritu y de este la conciencia y de esta la supra conciencia que es la elevación del ser humano en ser él mismo. Las religiones se han encargado de tergiversar el sentido del Alma y el Espíritu. porque nacieron en épocas donde no se conocía la ciencia que hoy existe y todo lo mistificaban o lo divinizaban porque no podían comprender pero hoy es el tiempo de comprender no de creer. Eso significa que nosotros no somos más que “Un acumulamiento de átomos organizados según nuestro ADN. Que se comunica con nuestro entorno por medio de una infinidad de reacciones químicas de las cuales hacemos conciencia”, porque la vida es “Un arreglo de procesos físico-químicos con movimiento a base de energía”. A las personas les han hecho creer que existe la reencarnación esto es mentira, sólo existe la recreación y esto se hace por clonación, sólo existe una vida por persona lo demás es mentira. Cuando una persona le hacen una regresión lo que cree que vive él, es la vida de sus antepasados que se queda grabada en su Código Genético y que se va trasmitiendo de generación en generación, cada persona tiene gravadas las vidas de sus antepasados desde el principio de la creación.

  • No soy ateo para empezar. Me cerraría muchas dudas si la reencarnación fuese cierta , pero nadie logra explicar de donde salen tantas Almas reencarnadas si la población mundial sólo va en aumento. ¿ Cuándo vivieron 7 mil millones de personas sobre el planeta ?

¡Suscríbete a Despierta!

Introduce tu correo electrónico para suscribirte al blog y recibir notificaciones de nuevas entradas.