Uncategorized

Psiquiatra de renombre de Nueva York “La posesión demoníaca es real y sé lo que estoy hablando ”

Un psiquiatra de gran renombre de Nueva York admitió que la mayoría de los pacientes que sufren de enfermedades mentales están sufriendo realmente una posesión demoníaca.

posesion demoniaca

Richard Gallagher, psiquiatra y profesor clínico de psiquiatría en New York Medical College, dice que encontró personalmente la evidencia de la posesión demoníaca, y está convencido de que la posesión es mucho más amplia de lo que nos creemos, pero que parece ser que nadie está dispuesto a admitir.

”He visto más casos de posesiones al margen de cualquier tipo de análisis médico ‘‘ a finales de 1980, me presentaron a una sacerdotisa satánica. Llamó mi atención por como vestía con ropa oscura y sombría  en torno a los templos más oscuros de la historia.

En muchas de nuestras discusiones, ella admitió a servir al Demonio como su “rey.” Soy un hombre de ciencia y un amante de la historia; después de estudiar los clásicos en la Universidad de Princeton, me entrené en psiquiatría en Yale y el psicoanálisis en la Universidad de Columbia.

Este telón de fondo es por qué un cura católico pidió mi opinión profesional, me ofrecí en pro bono, para ver si la mujer sufría de una enfermedad mental.

Así que me sentí inclinado al escepticismo. Me di cuenta de que algunas personas tenían sus debilidades secretas, como el orgullo indebido, por ejemplo.

Seis personas más adelante me testificaron que durante sus exorcismos, oían a estas personas hablar varios idiomas, incluyendo Américo, completamente desconocido para sacarlos de sus trances.

Esto no fue un caso de psicosis; Era lo que sólo puedo describir como la capacidad paranormal. Llegué a la conclusión de que esta chica estaba poseída. Mucho más tarde, ella me permitió a contar su historia.

El cura había pedido mi opinión sobre este extraño caso, ya que era el exorcista más experimentados del país en ese momento, un hombre culto y sabio.

Yo le había dicho que incluso como un católico practicante,no era probable que yo pudiera sacar las palabras mágicas ni una solución eficiente para estos casos, pero él me dijo que daba igual, que cualquier ayuda iba a ser buena.

Así comenzó una asociación poco probable entre los exorcismos satánicos y la índole psicológica.

En los últimos dos años y más de varios cientos de consultas, ayudé a los clérigos de varias denominaciones y credos a filtrar los episodios de enfermedad mental ­ que representan la inmensa mayoría de los casos, trabajos del diablo en nuestro interior.

Es un papel muy poco probable para un médico académico, pero no veo que estos dos aspectos de mi carrera vayan a entrar en conflicto.

Los mismos hábitos que dan forma a lo que hago como un profesor y psiquiatra de­ mente abierta, el respeto por la evidencia y la compasión por el sufrimiento de la gente ­ me llevaron a ayudar en el trabajo de los ataques más exigentes con lo que creo que son malos espíritus.

 

La Iglesia Católica ha respondido ofreciendo más recursos para los miembros del clero que desean resolver el problema y quieran hacerse exorcistas

En 2010, por ejemplo, la Conferencia Episcopal de Estados Unidos organizó una reunión en Baltimore por el clero.

En 2014, el Papa Francisco reconoció formalmente el IAE, 400 miembros de los cuales se convocó en Roma este mes de octubre. Los miembros creen en tales casos extraños, ya que están constantemente llamados a ayudar.

Por desgracia, no todos los sacerdotes que participan en este complejo campo son tan prudentes, ya que el cura se acercó a mí. En algunos círculos, tenía una tendencia a ser demasiado preocupado con explicaciones demoníacas y ver al diablo en todas partes.

Los diagnósticos fundamentalistas erróneos y “tratamientos“, absurdos o incluso peligrosos, tales como golpear a las víctimas, a veces se han producido, especialmente en los países en desarrollo. Tal vez por eso el exorcismo tiene una connotación negativa en algunos sectores.

Las personas con problemas psicológicos deben recibir tratamiento psicológico. Sin embargo, creo que vi una cosa real. Los ataques contra los individuos se clasifican como “posesión demoníaca” o los ataques ligeramente más comunes, pero menos intensos son comúnmente llamado “opresión”.

Un individuo que está poseido puede de repente, en una especie de trance, hacer declaraciones de voz increíbles y mostrar desprecio por la religión, mientras que puede entender y hablar varios idiomas extranjeros previamente desconocidos para ellos.

El sujeto también puede tener una fuerza enorme, o incluso es visto que pueden vivenciar el fenómeno extraordinariamente raro de levitación. (No he sido testigo de una levitación, pero media docena de personas con las que trabajo dicen que han visto en el curso de exorcismos.)

Él o ella puede demostrar “conocimiento oculto” de todo tipo de cosas ­ como tal manera ver a seres queridos que murieron. Estas son habilidades que no se pueden explicar, excepto por la capacidad psíquica especial o sobrenatural.

 

 

¡Suscríbete a Despierta!

Introduce tu correo electrónico para suscribirte al blog y recibir notificaciones de nuevas entradas.