Salud

Urgente El Ajo Que Compramos En Su Mayoría Es De China Y Está Lleno De Metales Pesados Y Sustancias Tóxicas

Es importante que todo el mundo que conozcamos sepa identificar este tipo de ajo contaminado que ha sido exportado desde China. Ya sabemos que el ajo es maravilloso, ya que se ha demostrado ser un potente antibiótico natural.

Los beneficios del ajo son varios, entre ellos está la posibilidad de combatir virus y bacterias, fortalecer la inmunidad, limpiar las arterias, ayuda a controlar el colesterol y la presión arterial, elimina la gripe y diversos virus…

los peligros del ajo chino

Pero por mala suerte es complicado hoy en día saber la procedencia específica del ajo que compramos. Pero es algo de suma importancia, y te diremos el porqué. Concretamente es por los ajos chinos, y tenemos que tener mucho cuidados, ya que en China el control de calidad es un problema bastante serio.

Muchos agricultores chinos están usando pesticidas ilegales y perjudiciales para acelerar la recogida y aumentar la producción. Estos agricultores usan forato y paratión, que son dos pesticidas prohibidos por el gobierno, pero que aun así los usan para regar los cultivos y ahorrarse tiempo y esfuerzo.

Otro factor importante para la calidad del ajo en China es que el suelo en sí es tóxico y es también una preocupación importante para la salud. Un informe oficial del gobierno en 2014 mostró que casi una quinta parte del suelo de China estaba contaminado por metales pesados como el cadmio y el arsénico.

Además las cantidades excesivas de pesticidas y fertilizantes que les echan son abismales. Todo ello es fácil de explicar, ya que la contaminación en China ha subido a niveles altísimo, teniendo contaminados todos los principales ríos de China con grandes cantidades de productos químicos e industriales y de residuos domésticos.

¿Qué hacer entonces?

Para evitar comprar ajo que sea producido en el país asiático, decántate por comprar ajo orgánico. Si es posible plántalo en tu propio jardín, usando una semilla de buena calidad que no sea de un ajo que se haya producido en China.

Esta información es muy importante, ya que el ajo es muy beneficioso, pero hay que recordar que hay que consumir ajo que esté en buenas condiciones.

Para detectar el ajo chino te damos unas pistas, es generalmente grande, blanco, pero muy pobre en sabor y prácticamente no se quema, es más ligero, apenas pesa y tiene menos bulbos que el ajo nacional.

¡Suscríbete a Despierta!

Introduce tu correo electrónico para suscribirte al blog y recibir notificaciones de nuevas entradas.