Lo que te cambia la vida con la muerte de los padres

Después de la muerte de los padres, la vida cambia un montón. Hacer frente a esto es una experiencia increíble. En la parte interior de todas las personas siempre seguimos viviendo siempre como un niño que pueden correr a la madre o el padre para sentirse protegido. Pero cuando se van, esta opción desaparece para siempre.

muerte de los padres

Ya no podemos verlos, no por una semana o un mes, sino por el resto de la vida. Los padres son las personas que nos han traído al mundo y con los que hemos compartido lo más íntimo y frágil de nuestras vidas.

“Cuando un recién nacido aprieta con su pequeña mano, por primera vez, el dedo de su padre, se queda atrapado para siempre.”
-Gabriel García Márquez-

La muerte de los padres: entre hablar y vivirla, hay un gran abismo …

Nunca estamos preparados totalmente para hacer frente a la muerte, especialmente cuando se trata de la muerte de los padres. Es una gran desgracia que difícilmente puede ser superado por completo.

Por lo general, la cantidad máxima que se obtiene es tomarlo y vivir con ella. Para salir de ella, al menos en teoría, hay que entenderlo, pero la muerte en el sentido estricto, es totalmente incomprensible. Es uno de los grandes misterios de la existencia : quizás el más grande.

Obviamente, la forma en que asimilamos las pérdidas tiene un mucho que ver con la forma en que la muerte se presenta. Una muerte llamada  “causas naturales” es dolorosa, pero un accidente o un asesinato es más. Si la muerte fue precedida por una larga enfermedad, la situación es muy diferente de cuando ocurre de repente.

También influye en el tiempo entre la muerte de uno al otro: si había un corto período de tiempo, la lucha será más compleja. Si por el contrario, la brecha es más larga, sin duda uno lo aceptará un poco mejor.

No sólo es el cuerpo el que se ha ido, pero todo un universo se ciñe sobre nosotros. Un mundo hecho de palabras, caricias, gestos. Incluso los repetidos consejos que a veces nos irritaban un poco y sus “manías” que nos hacían sonreír. Ahora comienzan a sentirse ausentes de una manera difícil de tratar.

La muerte no avisa… Se puede suponer, pero nunca anuncia exactamente cuándo llegará. Todo se sintetiza en un momento y en ese momento se muestra tajante y decisivo: irreversible. Tantas experiencias al lado de ellos, buenas y malas, que se dan de repente y son sólo recuerdos.

El ciclo había terminado y es hora de decir adiós

“Lo que es, sin ser” …

En general, pensamos que ese día nunca llegará, hasta que llega y se hace real . Estábamos en estado de shock y vemos sólo un ataúd con el cuerpo rígido y silencioso, que no habla y no se mueve. Está allí sin estar allí …

Debido a esto la muerte empieza a ser entendida en muchos aspectos de la vida de las personas fallecidas. Parece ahora de una comprensión más profunda.

Así que la muerte puede traer un sentido de culpabilidad en frente de la persona que murió. Debemos luchar contra este sentimiento, ya que no añade nada más y nos hunde en la tristeza, no podemos solucionar nada. Somos seres humanos y después de esta despedida, es necesario que haya perdón.

Disfrutar de ellos mientras que se puede: no van a estar ahí para siempre …

Cuando los padres mueren, independientemente de la edad, las personas a menudo experimentan una sensación de abandono. Es una muerte diferente de las demás. A su vez, algunas personas se niegan a dar importancia al hecho, pero lo merece, como un mecanismo de defensa en la forma de una negación encubierta. Pero estos duelo no resuelto dan lugar a la enfermedad, la fatiga, la irritabilidad o síntomas de la depresión .

Los padres son el primer amor. No importa los conflictos o diferencias que han existido con ellos, son seres únicos e irremplazables en el mundo emocional. Incluso si somos autónomos e independientes, incluso si nuestra relación con ellos ha sido tortuosa.

Cuando ya no están, comienza a existir un sentido de “nunca más” a una forma de protección y al apoyo que de una forma u otra, siempre ha estado ahí.

De hecho, los que no conocen a sus padres, o están lejos de ellos demasiado pronto, por lo general llevan esta ausencia como un lastre de toda la vida.

De todas formas, una de las grandes pérdidas en la vida son los padres. Puede ser difícil de superar si había una injusticia o negligencia en su tracto. Así que mientras está vivo, es importante ser consciente de que los padres no estarán allí para siempre.Que son únicos y que la vida va a cambiar para siempre cuando se vaya.