Espiritualidad

La depresión desde el punto de vista de la metafísica

depresiones

La depresión está siendo considerada y tratada como una enfermedad humana en el mundo moderno, hoy en día se está convirtiendo en casi una epidemia, ya que está presente en la vida de casi todas las personas, sin distinciones de clases sociales…

De hecho los médicos, y científicos en su mayoría, no tienen explicación para el por qué se origina esta enfermedad, ya que el origen puede ser muy maleable, y no viene unicamente del paradigma materialista que estamos viviendo, la medicina tradicional psiquiátrica y científica atajan todo con pastillas, sin encontrar un resultado completamente positivo.

Sin embargo hay estudios metafísicos (los cuales son rechazados por la comunidad científica) y espirituales que hablan del vínculo que existe entre la depresión y el alma humana, y encajan perfectamente en los resultados de las últimas investigaciones en neurociencia en el cerebro y en la mente.

¿Qué es la depresión?

De acuerdo con la visión general de la medicina psiquiátrica,  la depresión es un trastorno afectivo de origen biológico y ambiental.

En una publicación que se puede encontrar en Internet, en el sitio de un famoso médico especializado en psiquiatría de la USP y terapeuta de Jung *, nos encontramos con la siguiente explicación:

“La depresión es una enfermedad, en el pleno sentido de la palabra, biológica como la diabetes, la hipertensión o la fractura. Con frecuencia es peor, siendo mortal, porque conduce al suicidio, o la inhabilitación, se cronifica, crea una sensación de falta total de energía, una profunda tristeza y el vacío. “

Este es un concepto limitado al paradigma materialista que ignora las cuestiones importantes relacionadas con el alma humana.

Ahora nos enfrentamos a la realidad metafísica de la depresión, también para comprender mejor los aspectos neurobiológicos y ambientales y cómo influyen.

La metafísica es una rama de la ciencia, el enfoque más filosófico de la ciencia que estudia las causas previas a las manifestaciones físicas. Sus conceptos están muy cerca de la física cuántica.

En el contexto de la enfermedad, la metafísica estudia los movimientos de la consciencia a través de las actitudes internas que crean el efecto de la enfermedad en el cuerpo físico, teniendo en cuenta también las influencias del medio ambiente. La metafísica ve el cuerpo como un mecanismo de manifestación de la conciencia y el alma organizada y estructurada en el cuerpo.

Bajo la vista de la metafísica, la depresión es vista como una señal de que estamos viviendo un momento de intensa insatisfacción y disgusto con nuestra naturaleza interior. La depresión es una presión de nuestro ego racional con los deseos y aspiraciones del alma.

Nuestra alma nos indica una manera de cambiar una situación, para crecer, pero el ego a través de la mente racional, simplemente se niega a cambiar lo que dicta alma. Por lo tanto podemos decir que la depresión es una tristeza profunda y da como resultado la negación crónica de las aspiraciones del alma.

Cualquiera que sea la motivación construida sobre la depresión, su raíz principal es más profunda en el alma humana, la cual no está siendo considerada en las opciones y decisiones relacionadas con la vida.

La insistencia en ser lo que no somos y persistencia en hacer lo que no es nuestra naturaleza nos hace sentir triste y frustrado, y la negativa a prestar atención a este sentimiento es una indicativa que profundiza la tristeza hasta que se convierte una presión casi insoportable.

Al persistir en la negatividad mental y la tristeza, las emociones se ven afectadas en nuestro cerebro, lo cual desencadena procesos bioquímicos en el cuerpo, en consonancia con el estado de negatividad. Cuánto más tiempo se permanece en este estado, la enfermedad más crónica se vuelve.

La depresión puede ser vista como una persistente angustia mental / emocional, presión – “sufrir la presión” – del ego del alma. Cuando el ego se convierte en la guía más importante de los deseos humanos, va en contra de las verdaderas aspiraciones del alma, el resultado es una profunda molestia de sentir y estar en medio de un conflicto mental / emocional que va marchitamiento la flor de la vida en el alma.

Podemos decir, a partir de estas consideraciones, que la depresión es una enfermedad del alma, o que su origen está en el alma.
Esto explica por qué las personas que han llegado a la cima de sus logros y el éxito también se deprimen.

Cuáles son las causas

Mientras que la medicina psiquiátrica en general, describen las causas de la depresión como de múltiples orígenes, pero centrándose principalmente factores neuroquímicos y genéticos, así biológicos y físicos, así como los factores ambientales, en realidad con todo esto, quiere decir que tendríamos que estar deprimidos por todo, pero no es así, ya que hay personas a las que no les ocurre ni pasan por esta enfermedad.

Es en el alma. Los trastornos neuroquímicos son más efectos multiplicadores que las causas originales de la depresión.

Recordemos: el alma es la organización y estructuración del cuerpo, por lo que todo lo que somatizamos en el cuerpo viene del alma.

Los trastornos neurológicos, o neuroquímicos, son el resultado de las acciones mentales y emocionales negativas persistentes debido a que el cerebro es el procesador de la conciencia, la mente y las emociones.

Puede ser que esta profunda tristeza crónica, lo que llamamos depresión tenga su motivación en el pasado en un trauma o una frustración, o cualquier otro evento guardado con resentimiento y tristeza, culpa y remordimiento, pero estos son sólo algunos de los indicadores que nos dicen que en un determinado momento hubo un desvío en la ruta de las aspiraciones del alma.

Los cambios neuroquímicos en el cerebro de una persona deprimida son los efectos de una actitud interna negativa persistente, no la causa de la depresión.

Sin embargo, la causa puede estar lejos de la realidad actual de la persona, los factores más cercanos por lo general consideran la realidad de la persona como efecto de la causa pasada.

Cuando la causa considerada es física y biológica, tal como un desequilibrio de la disfunción neurológica en los neurotransmisores, la norepinefrina, la dopamina y la serotonina, todavía es necesario tener en cuenta que esto fue causado por una alteración de la conciencia de que vive en el cuerpo, y que la perturbación puede tener sus raíces  en un pasado muy lejano en otra vida o en esta y está impregnada en su alma.

Hay muchos factores que desencadenan la depresión, pero lo que es la raíz principal es una insatisfacción con la vida.

Una frustración por el deseo insatisfecho, por ejemplo, puede ser motivo para que una persona se afligen, pero que dará lugar a la depresión es una asociación del evento con la insatisfacción que se encuentra en un nivel más profundo de su alma, y la persistencia el patrón de la negatividad habitual.

También hay factores espirituales implicados en la depresión, como motivadores o potenciadores, tales como el enfoque de un espíritu sin cuerpo en peligro, o incluso una obsesión persistente, pero siempre con alguna asociación a la forma en que la persona vive y expresa su naturaleza.

La depresión infantil también puede ser causada por el patrón depresivo que trae los recuerdos de una vida pasada, es decir, la causa está en el alma, así como en todos los casos.

Los estudios más recientes indican que es poco probable que los resultados de la depresión sean puramente químicos, excepto en raros casos de deficiencias de vitaminas, accidente cerebrovascular u otros factores debilitantes del cuerpo físico. Pero aún así todavía no serían estas causas las primarias, pero sí una causa motivo secundario.

 

¿Cómo se sale de la depresión?

Hay muchos enfoques terapéuticos que se pueden aplicar para curar la depresión que van desde la psiquiatría, las distintas líneas de la psicología y psicoterapia holística que tiene su propio enfoque, más amplio, el estudio de las causas metafísicas y espirituales más allá de las motivaciones físicas y ambiental.

La psicoterapia holística, incluye la comprensión metafísica y la espiritualidad centrada en el alma humana, la modificación de los patrones mentales negativos acondicionados y la transformación de la conciencia para una plena armonización de la naturaleza íntima de la persona depresiva a través de su auto con directrices bien realizados, por técnicas eficaces y florales.

 

La mejor cura la depresión ocurre con el cambio de actitud interior y la reconexión con el alma. Tiene que poner las piezas juntas en armonía y en paz para el alma, a través de un sano y bien – nutrido cuerpo combinado con actitudes mentales positivas que fomentan emociones sanas

 

¡Suscríbete a Despierta!

Introduce tu correo electrónico para suscribirte al blog y recibir notificaciones de nuevas entradas.