Misterio

La Paradoja De Jesús: ¿Fueron Los Dioses De La Mitología Seres Reales De Carne Y Hueso?

En este artículo hablaremos sobre la paradoja de Jesús: ¿fueron los dioses de la mitología seres reales de carne y hueso? Igual todavía no habías oído hablar sobre ella, pero cuando lo hagas, entenderás muchas cosas sobre la mitología y creencias que se manejan en torno a este personaje histórico.

jesus seres mitologico

Para entender en qué consiste la Paradoja de Jesús, hay que entender que este personaje es uno de corte mítico. Esto quiere decir, que es un personaje del cual no se tiene prueba de su existencia (hablamos de pruebas físicas tangibles) Además, a este personaje también se le acreditan sucesos fantásticos que son imposibles de realizar para un humano ordinario. ¡Todo ello hace de Jesús un personaje mitológico!

Siendo así, se puede decir entonces que existe una analogía entre Jesús, los dioses mitológicos y el sol. Esto es lo que se conoce como alegoría astrológica del sol celestial, una comparación entre lo que es Jesús y el sol.

El sol celestial se eleva y nace cada día para iluminar al mundo y salvarlo de lo que sería la oscuridad. Esto es muy similar a los planes de Jesús, lo cual es salvarnos de un inminente mal.

¡Se puede decir entonces que el sol y Jesús son salvadores de su entorno físico en general! No obstante, en todas las culturas del mundo ha existido una representación particular de este sol celestial. ¡Todo puede estar relacionado pese a lo que pueda parecer!

Con esta clase de analogías astrológicas se puede entender un poco más de donde surgen símbolos relacionados a Jesús. Los reyes magos, la cruz,  la estrella de belén y demás, ¡todo puede hallarse y entenderse con la teoría del sol celestial!

Es allí, en esas analogías, donde recae la tan llamada Paradoja de Jesús. Verás, esta clase de mitos simbólicos siempre han podido ser explicados si se voltea la mirada hacia las estrellas.

¡Generalmente se hace alusión a personas y hechos por medio de sucesos y comparaciones con los astros! Es por ello que aquí entra la paradoja cuando se habla de Jesús: Si Jesús era una mera alegoría, ¿por qué se toma como una figura histórica? Si realmente existió Jesús, entonces, ¿por qué calza también con la alegoría astrológica del sol celestial? ¡Es allí donde está el meollo del asunto!

De esta paradoja es donde surge el everismo, una perspectiva que puede explicar esta paradoja tan particular. Dicha perspectiva, insta a creer que estos personajes realmente existieron en carne y hueso, entre nosotros.

¡No solo aplica para Jesús sino también para otros dioses cono Horus o Krishna! Sin embargo, gracias al poco registro de sus historias, la sociedad que los rodeaba incursionó en las estrellas para aumentar su mitología. ¡Así todo tendría sentido! Queda pues, explorar más estos simbolismos y convencerse, por voz propia, de lo que se le acredita a estas personalidades.

¡Suscríbete a Despierta!

Introduce tu correo electrónico para suscribirte al blog y recibir notificaciones de nuevas entradas.