Religión

Este Hombre Hace Creer Que Es Jesucristo Y Tiene Cientos De Personas Siguiéndolo

¿Cuánto sabes sobre la cultura actual de Rusia? Muchas personas tienen ideas erróneas sobre su cultura, ya que los estereotipos tienden a representar falsamente todos los tipos de culturas en el mundo.

jesucristo rusia

Una cosa sobre Rusia es que es un país muy fuertemente cristiano. Si te encuentras con un ruso o un ucraniano en los Estados Unidos, por ejemplo en California, donde viven muchos de ellos, probablemente sean de una familia fuertemente cristiana.

Tal vez esta es la cultura la que permitió que el culto de la Iglesia del Último Testamento prosperara. En algunos aspectos, los valores familiares y la disciplina del pueblo ruso están bastante aferrados a estas creencias.

Ahora, un hombre en las profundidades rusas de Siberia dirige lo que es esencialmente el culto, afirmando ser Jesucristo reencarnado. Sergey Anatolyevitch Torop es conocido como Vissarión. Ahora tiene 56 años y según la Wikipedia hizo todo esto:

Fundó y dirige un movimiento religioso o sectario conocido como la Iglesia del Último Testamento con su iglesia principal en la Taiga Siberiana en la Depresión de Minusinsk al este de Abakan, en el distrito de Siberia Kuraginsk meridional del territorio de Krasnoyarsk, en el pequeño asentamiento de Petropavlovka.

El VICE hizo una exposición sobre la organización hace varios años atrás, pero recientemente la historia viral fue reavivada por los medios principales, señalando que el hombre es un ex policía de tráfico. El documental del VICE se encuentra actualmente con más de 9 millones de visitas.

Según un artículo reciente de Mirror titulado “¿Es esta la reencarnación de Jesús? Conoce al ex policía de tráfico convertido en líder de culto y venerado por los rusos”:

Miles de rusos piensan que es verdad y adoran a Sergey Anatolyevitch Toro, de 56 años, que se hace llamar Vissarión y vive con sus dos esposas. Enseña sobre la reencarnación, el ser vegetariano y el apocalipsis.

Sus fieles incluyen a los residentes de una red de aldeas en Kuraginsk, en el sur de Siberia. Sus seguidores siguen reglas estrictas y son vegetarianos. Están prohibidos los vicios como fumar o beber alcohol y el dinero está prohibido.

Tendría sentido que los principales medios de comunicación occidentales revivieran esta vieja historia para hacer que la cultura rusa se viera generalmente mal vista.

Ciertos valores morales del pueblo ruso son admirables y particularmente fuertes. Una cultura que aprecia a la familia está definitivamente presente allí y es algo que debe ser apreciado. Eso sí, hay un retraso monumental con el tema de la homosexualidad en el país. En este sentido es un país tercer mundista y sin valores con los homosexuales.

¡Suscríbete a Despierta!

Introduce tu correo electrónico para suscribirte al blog y recibir notificaciones de nuevas entradas.