Investigadores de Harvard dan 5 consejos para criar a los niños desde la ética y la bondad

¿Su objetivo es que su hijo sea un adulto exitoso y feliz en el futuro? La orientación de los investigadores de Harvard es: enseñar a los niños desde una edad temprana a ser personas generosas y desinteresadas.

Esto no es sólo lo que hay que hacer, también es importante para que puedan desarrollar relaciones – una de las mayores fuentes de felicidad de los seres humanos – y saber cómo interactuar con el mercado de trabajo.

Sí, con el mercado de trabajo: el éxito depende más que nunca de aprender a colaborar con los demás, y los niños empáticos y con conciencia social son mejores empleados.

He aquí seis consejos prácticos para que plantes la semilla del bien en tus hijos:

1) Pase tiempo con sus hijos

Esta es la base de todo. Los niños aprenden a cuidar y respetar a los demás cuando son tratados con respeto y amor. Hablar, hacer preguntas, escuchar las respuestas con interés, planear cosas divertidas que hacer juntos, leer libros antes de acostarse.

2) Sea de ejemplo

Los niños aprenden a tener un comportamiento ético y moral mediante la observación del comportamiento de los padres y otros adultos que ellos respetan. Hay que prestar atención a nosotros mismos. ¿Eres honesto, ético y generoso de modo que te vean así los niños? ¿Aprendes a resolver tus propios conflictos de manera pacífica?

Por supuesto, nadie es perfecto todo el tiempo y por eso es tan importante dar ejemplo reconociendo los errores, ser humilde y evaluar nuestro propio comportamiento. ¿As cometido un error? Admitelo y trata de mejorar.

3) Habla alto y claro que la generosidad y los valores éticos son importantes

Aunque muchos padres hablan de que esta es una de las prioridades muchos niños no están escuchando. Los niños necesitan escuchar en voz alta y clara que la felicidad de los demás es tan importante como la nuestra, tenemos que hacer lo correcto, incluso cuando es difícil, tenemos que cumplir nuestros compromisos, para ser justos. Anime a sus hijos a tomar decisiones a la luz de la ética y el respeto por los demás.

4) Crear oportunidades para que los niños practiquen el agradecimiento

La gratitud es la palabra del tiempo para aquellos que buscan la felicidad. Varios estudios demuestran que aquellos que reconocen las cosas buenas en su vida son mucho más feliz. El músculo de la gratitud ha de ejercerse para mantenerse fuerte.

Hay que animar a los niños a expresar el agradecimiento: gracias por ese buen maestro, gracias por ir en el patio con la abuela, gracias por esta comida especial, gracias por ayudarme con la tarea.

5) Enséñeles a ver más allá del pequeño mundo en sí mismo

La mayoría de los niños se preocupan por su familia y sus amigos. El desafío es desarrollar esa empatía hacia alguien fuera de su círculo social, el nuevo estudiante de la clase, alguien que no habla su idioma, el portero de la escuela, alguien que vive en un país lejano.

Hablar sobre noticias, sobre las dificultades de las personas que viven lejos. O simplemente hablar de gente diferente a ti. Esto tiene ayudan a los niños a entender que el mundo es mucho más de lo que podemos ver – excelente capacidad para desarrollarse en una realidad tan globalizada.

Aquí se puedes ver un video muy bonito (con subtítulos en inglés) que resume el estudio con consejos más prácticos para fomentar la generosidad y la ética de nuestros pequeños.