Un inmigrante marroquí cobra 2.023€ de ayuda – Indignante

No he salido de mi asombro todavía, estoy profundamente indignado por la noticia que me he encontrado hoy en el muro de Facebook, y es que cada día uno se asombra de las cosas que pasan en España. Cómo es posible que estas cosas pasen en pleno siglo XXI y cómo es posible que el estado español esté tan profundamente atrasado.

Antes de seguir os voy a dejar la noticia que ha hecho que me enfurezca y que la rabia casi se apodere de mi, que la indignación corra por mi mente como pedro por su casa y que me haya llevado a escribir este artículo y compartirlo con vosotros. Sin más, aquí lo tenéis:

Captura

Seguro que ahora te sientes identificado conmigo, seguro que has sentido la indignación que he sentido yo como ciudadano español, seguro que se te está removiendo todo por dentro.

Sí, es indignante. Es indignante ver como a alguien se le ha ocurrido hacerle una foto a una cartilla del banco supuestamente de un inmigrante marroquí (que puede ser de cualquiera), subirla al Facebook y ver como la mayoría de la gente cree fervientemente en lo que lee. Sin contrastar información, sin saber de donde viene eso y creyéndoselo como si fuese algo verídico. De verdad, todavía no he salido de mi asombro. Tan solo hay que ver las de veces que se ha compartido, los me gusta que tiene y la de comentarios racistas que hay en dicha publicación, porque sí, es una publicación y no una noticia veraz, por lo menos es lo que mi sentido común me dice.

Es indignante como un pueblo puede ser tan ignorante y tan crédulo, después nos quejamos de que nos la meten doblada pero… es que no es para menos!!

Después de leer varios comentarios de gente muy indignada por la supuesta noticia, diciendo que “esto es España, esto es nuestro, primero los españoles y luego los de fuera, etc etc..” Da susto ver la crueldad con la que podemos actuar sin saber la realidad de las cosas. Yo no digo que eso sea mentira, puede que sea verdad, pero bajo mi criterio y mi punto de vista carece totalmente de credibilidad. Ya sabemos todos que hay mucha indignación, pero me van a perdonar, todo es por culpa de la profunda ignorancia. Porque no me digan que esto no lo es.

Es increíble la cantidad de patriotas que salen pegándose golpes en el pecho defendiendo a su España cuando algo así se escucha en los medios o, como en este caso, cuando aparece en el muro de alguien una foto a una cartilla de banco y escribiendo un texto sin fundamento.

Esos patriotas que tanto queréis a vuestra España yo os pregunto: ¿Por qué no os dais los mismos golpes en el pecho cuando veis que España está siendo robada, literalmente, por europa? (Alemania) ¿Por qué no decís nada? ¡¡Nos están saqueando señores!! Eso sí es motivo de indignación pero esto, esto es de locos, o mejor dicho, de tontos, de gente sin conciencia y de una profunda ignorancia.

La ignorancia española – Un arma política

Así hacen con nosotros lo que quieren, así nos manejan y nos suben los impuestos asta asfixiarnos, sin que nadie mueva un dedo ni diga nada. De esta manera la televisión tiene el poder que tiene y todo el mundo se cree todo lo que ahí se dice. Esta es el arma política más fuerte, LA IGNORANCIA junto con la inconciencia. Aprendan a ver las cosas por ustedes mismos y no desde el punto de vista de otro, seguro que nos iría muchísimo mejor. Dejen de ver el sálvame y abandonen toda esa telemierda que les meten en la cabeza, los están aborregando.

Simplemente, con este artículo, quiero mostrar, con un echo veraz, hasta qué punto somos manipulables y hasta qué punto podemos creernos algo sin más. Y no solo eso, sino que somos capaces de defenderlo con uñas y dientes sin tener mayor escrúpulo.

¡¡Soldado!! A disparado usted a una muchedumbre inocente ¿¡por qué lo ha hecho!?
-¡Son el enemigo señor!
Pero ha matado usted a niños y mujeres inocentes ¿¡por qué lo ha hecho soldado!?
-¡Estamos en guerra señor, son el enemigo!
¿Por qué lo hizo soldado?
-¡No puedo desobedecer una orden señor, estamos en guerra, son el enemigo señor!
¿Quién le dio esa orden soldado?
-Mi capitán señor
¿Y quién se la dio a su capitán?
-El jefe de estado señor, el presidente
¿Y quien se la dio a su presidente?
– ¿….?