Un hombre sin hogar hereda el castillo medieval francés

hombre-sin-hogar-hereda-castillo-frances

Esto ocurrió en Marsella, cuando una batalla legal por la propiedad de uno de los castillos más famosos de Francia, finalmente ha terminado esta mañana con un resultado sorprendente.

Louis-Édouard Reille-Soult, un hombre sin techo que vive en las calles de la segunda ciudad más grande de Francia y que se sospecha por lo que dicen sus familiares, que tiene algunos problemas de salud mental, finalmente se le ha dado la titularidad de la propiedad.

También ha heredado una gran parte de la fortuna de la familia ( se estima que aproximadamente 230 millones de $), a pesar de las objeciones de sus hermanos, primos y sobrinos.

La batalla legal que duró años, se centró en la posesión de Château du Plessis-Bourré, un castillo del Valle del Loira en Francia, situado en el municipio de Écuillé en el departamento de Maine-et-Loire.

El castillo fue construido en menos de 5 años 1468-1472, por el ministro de Finanzas, Jean Bourré, un asesor del rey Luis XI. Fue adquirido por la familia Reille-Soult de Dalmacia en 1911 y clasificado como un monumento histórico en 1931.

El castillo fue administrado por Bruno y Antonieta de Ferrieres de Sauvebeuf a partir de 1978 hasta enero de 2009, cuando el señor de Ferrieres Sauvebeuf falleció, seguido por su esposa unos meses más tarde.

Le Plessis-Bourré permaneció hasta ese momento, como uno de los pocos castillos franceses habitados por su propietario.

A la muerte de la pareja en 2009, una larga batalla legal y extremadamente complicada comenzó entre los herederos por la posesión del castillo.

Todo esto fue porque muchos familiares querían impugnar la voluntad legal de la pareja fallecida, que legó todo para el hombre sin hogar Louis-Édouard Reille-Soult , un pariente lejano de Antonieta.

La pareja había justificado en la voluntad, su elección de legar todos sus bienes a un primo lejano, explicando que él es el único que tiene “un corazón noble”  y que “no es avaro”.

Otros miembros de la familia, incluidos los hijos de la pareja, habrían impugnado la elección de los difuntos ‘afirmando que Louis-Édouard estaba mentalmente perturbado y por lo tanto incapaz de gestionar este tipo de propiedad y el dinero que viene con ello.

El tribunal finalmente falló a favor del Sr. . Reille-Soult, explicando que no había evidencia clara de su ineptitud.

El hombre de 51 años de edad, ahora se permite pasar a vivir a su nueva residencia, una experiencia que promete ser un poco desconcertante en un primer momento para el hombre que está acostumbrado a dormir en las calles o en refugios para personas sin hogar.