¿Hasta dónde vamos a llegar?

Mediocridad… hace poco compartíamos la imagen de una opinión en la que muchos coincidíamos en cierta manera. Hablaba de vivir en un país que está condenado a la mediocridad, en el que por supuesto en la mayoría de los casos nos dejamos llevar de las manos del fanatismo futbolero y acabamos exigiendo a nuestro equipo y sus jugadores más obligaciones, por representar un escudo, que lo que le exigimos a nuestro presidente del gobierno por representarnos a nosotros. Tal y como está el panorama, nos importa una mierda que nos pisoteen nuestros derechos a fin de que nuestro jugador favorito marque unos tantos y le de tres patadas en el culo al equipo contrario.

10995927_775877629134876_7988872007904991036_n

No es que esté en contra de que se jueguen partidos en los que ir a verlos en persona cuesten un pastizal, ni que me indigne que detrás de toda esta afición futbolera los únicos beneficiados sea el propio gobierno y las élites mundiales, no, no estoy en contra del fútbol, no es eso, pero lo que sí pienso es que el fútbol en sí queda muy atrás de estas patrañas gubernamentales en las que buscan el fin de entretener a unos cuantos de miles de individuos y llevarles a tales extremos de fanatismo en el que olviden la idea conceptual de deporte (como ya hablamos anteriormente en este artículo), de fútbol, mientras los mismos que crearon este esquema futbolero/machista, les roban a espuertas a cada uno de los ciudadanos, en los que la mayoría suelen ser humildes. Claro está, que este sistema está diseñado para que las personas queden abducidas en este “deporte”, esa es la clave de todo.

El Fútbol en su esencia.

No olvidemos que el fútbol en sí, es un deporte, y que como deporte cuando se practica favorece notablemente a nuestro organismo, a nuestro cuerpo, a nuestra mente, etc… sobre todo la práctica de deporte favorece mucho a los jóvenes. Aunque la verdad, sería ideal que la sociedad actual llena de prejuicios y enjuiciamientos, experimentaran las distintas áreas del deporte y con ellas se beneficiaran y disfrutasen.

Esto no sólo favorecería al cuerpo y a nuestra mente, si no que con la práctica de deporte aprenderíamos muchos valores que nos ayudarían a llevar una conciencia más humana, que es lo que verdaderamente necesita el mundo.

Lo Que Hacen a Diario del Fútbol.

Pero no, esto no es así, y no quieren que sea así, si fuese de esta manera la gente les exigirían que les devolviesen lo robado, les exigirían que no robasen más y sobre todo les quitaríamos el poder, que es lo que deberíamos hacer.

Actualmente vivimos en un mundo donde estamos dominados por los medios de comunicación, donde los gobernantes han sintetizado la idea de deporte a estar en el sofá de casa, en un bar o restaurante o en unas gradas pagando para ver a once tíos correr detrás de una pelota.

De este modo, las personas, los consumidores, o el humilde obrero (como quieras llamarlo) sólo y únicamente le sirve al deporte del fútbol como observador, y por supuesto y no lo olvidemos, como consumidores, alejándonos de la idea esencial del deporte en sí, haciendo que olvidemos la realidad del deporte y nos embauquemos en sus juegos de tableros y sigamos las migajas de pan que nos dejan tiradas por el suelo, distrayéndonos, para mientras robarnos en nuestra propia casa.

fanatismo futbolero

El negocio perfecto para sacar tajada de todo esto, entretienen, engatusan y le roban al consumidor (más aún si cabe) y lo patrocinan a nivel mundial (recordad que el sistema no debe caer, y el fanatismo del fútbol es un “engaña-tontos” que es más fuerte que el huracán Katrina)

No olvidemos que no sólo hacen la tarea de crearle adicción al individuo por medio de un equipo de fútbol, sino que llegan a hacerle creer que el equipo es de la propiedad del que lo visualiza, observa o parodia en el campo, y estableciendo así los paradigmas sociales que ya conocemos (enfrentamientos entre equipos, hacer forofo a nuestros hijos de nuestro equipo, haciendo que nos enfademos si nuestro jugador no está en plena forma y creando disputas con amigos y conocidos) a fin de cuentas todo esto está hecho para crear un estrés a nivel mundial, que tiene como objetivo dividir a las personas de tal manera que se olviden de su propia identidad y de lo que realmente importa o les debería importar, que es a quién va su dinero y cuánto les roban a final de mes.

El fanatismo futbolero definitivamente es el arma de destrucción masiva más potente que se pueda conocer en este mundo. Un dardo tranquilizante para que tú mismo les dejes que te roben libremente, es la droga perfecta, una droga de diseño que a veces acaba en desgracia.

¿Te has preguntado por qué en los telediarios televisan primero las noticias políticas y por ultimo difieren los deportes?
Piensa…no es tan complicado