Sociedad

Expertos Dicen Que Las Personas Que Hablan Con Ellos Mismos No Están Locos, Sino Que Son Más Inteligentes

Hay un estigma en la sociedad actual que sugiere que hablar consigo mismo es en realidad un signo de inestabilidad mental. Esta acción es a menudo retratada en las películas y la televisión como parte de la personalidad de un asesino en serie, un psicópata o un loco, o a unas malas alguien que es en última instancia peligroso, inestable y debe ser encerrado por la seguridad de todos los que están a su alrededor (si llegamos al extremo de los extremos). Sin embargo, nuevas investigaciones sugieren que esto no podría estar más lejos de la verdad.

hablar con uno mismo

Comencemos por admitirlo: todos hemos hablado con nosotros mismos en algún momento u otro. Por ejemplo cuando estábamos finalizando una tarea, caminando y pensando a la vez o simplemente ante un acto de frustración cuando hemos expresado en voz alta las quejas internas.

Bien, pues ahora, Daniel Swingley en la Universidad de Wisconsin y Gary Lupyan en la Universidad de Pennsylvania se propusieron estudiar para entender mejor este hábito de hablar solo y las implicaciones que tiene en nuestro estado mental para reflejarlo en un estudio reciente.

Los dos pidieron a los participantes que identificaran una serie de objetos familiares en ilustraciones, incluyendo elementos como un globo, una guitarra y un bolso.

La primera vez, a través del ejercicio, los instructores les entregaron las tareas por escrito pidiéndoles que localizaran un objeto mientras estaban viéndolo. La segunda vez se les pidió que repitieran el artículo que estaban buscando una y otra vez en voz alta mientras miraban a todos los artículos en general.

Los resultados proporcionaron una visión de la manera en que hablar con nosotros mismos puede mejorar nuestro desempeño mental en general. En el estudio, los autores escribieron que “pronunciar el nombre del objeto en voz alta hizo que lo encontrasen más rápidamente”

Luego tomaron esta información y decidieron seguir probando su teoría, enviando a los participantes al supermercado en busca de artículos específicos. Esta segunda parte del estudio arrojó los mismos resultados, los participantes encontraban los artículos mucho antes si los repetían una y otra vez mientras caminaban por el pasillo de las tiendas.

Los expertos especulan que esta experiencia se debe a que hablar con nosotros mismos nos permite ver la situación objetivamente. Estamos saliendo de la situación y eliminando las distracciones que normalmente obstaculizarían nuestra capacidad de pensar a través de nuestras acciones.

Ethan Kross, profesor de psicología en la Universidad de Michigan, explica:“El lenguaje nos proporciona esta herramienta para distanciarnos de nuestras propias experiencias cuando reflexionamos sobre nuestras vidas. Y por eso es realmente útil “.

Fuente:

¡Suscríbete a Despierta!

Introduce tu correo electrónico para suscribirte al blog y recibir notificaciones de nuevas entradas.