Auto ayuda

Para ser feliz tienes que aprender a ignorar muchas cosas… y a personas

Mantenerse lejos de ciertas personas no es sólo una cuestión de comodidad, sino de salud mental. Hay actitudes que nos desequilibran por lo que nos bloquean y nos impiden sentirnos realizados, que acaban por someter nuestro bienestar emocional a los deseos de los demás.

ser feliz co

Todos sabemos que no todas nuestras relaciones nos traen algo positivo, a pesar de que queramos que eso suceda.

Sacrificar nuestro bienestar por el de los demás está al orden del día para muchos de nosotros. Así terminamos frente al triste panorama de vivir sometidos a la voluntad de personas que no nos proporcionan sinceridad o buenas emociones. Es decir, un intercambio total de intereses y egoísmo.

Por lo tanto, con el fin de crecer, tenemos que aprender a ignorar a ciertas personas en ciertos momentos.

¿Qué debemos ignorar para ser feliz?

Las situaciones a partir de las cuales debemos empezar a dar nuestra ausencia son variadas.

Normalmente, podemos reconocer fácilmente lo que nos molesta, pero en otras ocasiones puede tomar más tiempo.

Conocer a las personas nos ayudará a tomar conciencia de la realidad, e incluso puede ayudar a anticipar estas cuestiones de manera que podamos evitar que se nos haga más daño antes de que sea inevitable. Dicho esto, veremos más cerca lo que tenemos que aprender a ignorar:

1. Las críticas de los demás

Nadie nos puede afectar sin nuestro consentimiento. En otras palabras, estamos para validar las opiniones de los demás. Lo que otros piensan acerca de nuestras elecciones no debe preocuparnos.

2. La creación de inseguridades

Hay personas que piensan que son expertos en la vida. Esto termina por crear, consciente o inconscientemente, inseguridades y pequeñas frustraciones en las personas que le rodean. Trata de ignorar este tipo de actitud o te conducirá a la frustración.

3. Preocuparse de lo que no podemos controlar

Si estamos preocupados por la forma en que esta persona va a actuar o lo que va a hacer o decir, algo está mal. Las personas saben que no deben hacernos daño deliberadamente, y no hay que preocuparse de si nos respetarán o no. Si nos hieren, es mejor que te mantengas alejado de estas personas.

4. Comparaciones obsesivas

Es bueno que la gente triunfe y tenga éxito, pero no para hacer que los demás se sientan insignificantes. Por lo tanto, concentrate en lo que puedes hacer para seguir creciendo, y recuérdate que lo que tú recibes depende en gran medida lo que tú crees.

5. Intereses y egoísmo

No todo el mundo te está ayudando como finge estarlo.

Debemos dar nuestra ausencia a quien no valora nuestra presencia

Dele tu ausencia e indiferencia a los que no te valoran; pero no de cualquier manera, auséntate emocionalmente. No como una forma de venganza, sino como una manera de protegerte.

Tenemos que darnos cuenta que con el tiempo la imagen de las personas puede cambiar, lo que significa que desconoceremos a aquellos que pensábamos conocer.

A veces nos damos cuenta demasiado tarde de que todo lo que hicimos para alguien ha sido ignorado o pasado por alto en el terreno emocional.

Es posible que nos sentamos decepcionados y nos demos cuenta de que la otra persona no movió un dedo por nosotros.

Conseguir que no te afecten las acciones de otra persona actúa como un bálsamo. Puede ser caro al principio, pero los resultados comenzarán a ser presentes de forma rápida en nuestra salud emocional.

De hecho, cuando somos capaces de hacer esto, nos damos cuenta de que es un verdadero placer escuchar sin molestar nuestro diálogo interno.

¡Suscríbete a Despierta!

Introduce tu correo electrónico para suscribirte al blog y recibir notificaciones de nuevas entradas.