Auto ayuda

Para ser feliz compra experiencias no objetos, dice estudio

Todo el mundo está de alguna manera en la búsqueda de la felicidad, ¿no es así? Y es natural. Para muchos estudiosos, el factor de la felicidad está estrechamente relacionado con la salud del individuo.

ser feliz

El problema reside en que el amigo comienza a hablar del asunto en la mesa de un bar con la famosa conversación de “qué harias si te tocara la lotería” y todo el mundo parece tener un sentido común que la felicidad reside en dinero.

Pero no es del todo así. Según una nueva investigación, a partir del momento de la vida en que las necesidades básicas están siendo suprimidas, gastar dinero en “cosas” no te va a hacer más feliz.

La lógica de consumo de la mayoría de la gente asume que la felicidad de comprar un objetivo tendrá una duración igual a él: para siempre. Según el Dr. Thomas Gilovich ,que investiga sobre la felicidad desde hace más de 20 años, la adaptación es el enemigo de la felicidad.

Los bienes materiales son separados de ti en cuanto las experiencias son parte de su identidad”, cita al Dr. Gilovich, de la Universidad de Cornell.

Saltar con un paracaídas, los viajes, el buceo, vale más que comprar un televisor, la encuesta reunió a un grupo de personas, pidiendo que se autoanalizaran a sí mismos en situaciones felices, a través de la compra de objetos caros o por medio de experiencias.

Si bien las mediciones se nivelaron al comienzo de las pruebas, el nivel de felicidad en nuevas compras de objetivo era decreciente, mientras que la acumulación de experiencia demostró lo contrario.

Al principio puede parecer un poco paradójico pensar que un buen material comprado -cuya duración es “infinita”- le hará más infeliz. Irónicamente, el hecho de que cierta cosa siempre estará allí presente termina ayudando en el proceso, porque de alguna manera esa es nuestra nueva normalidad. Por otro lado las experiencias siempre serán parte de nuestra identidad, incluso si se nos olvida de vez en cuando.

Los viajes, por ejemplo, hace a las personas más felices que las posesiones.

Como atributos de la relevancia de las experiencias, Gilovich cita que la gente tiende a tomar malas experiencias en historias divertidas que tenían que pasar.

Además, el investigador también dijo que la acumulación de experiencia siempre implica un factor de relación humana, que marca aún más a la gente. “Compartimos experiencias directamente con otras personas, y después de que se hayan ido, van a ser parte de las historias que contamos’.

¡Suscríbete a Despierta!

Introduce tu correo electrónico para suscribirte al blog y recibir notificaciones de nuevas entradas.