Alimentación

Evita La Leche Por La Seguridad De Tu Salud

Las industrias lácteas americanas han gastado ríos de dinero para convencer al público en general que la leche es un alimento necesario para nuestra salud, pero lo que no nos han dicho es que para los adultos el consumo de leche animal puede estimular a que padezcamos las siguientes enfermedades:

  • Enfermedades coronarias
  • Obesidad
  • Diabetes
  • Cáncer de mama, próstata y colon
  • Enfermedades autoinmunes
  • Osteoporosis
  • Enfermedades de la retina y de riñón
  • Diabetes tipo 1 con predisposición genética

leche es mala

Por esta razón, este alimento debería ser evitado para que no tuviese ningún perjuicio en tu organismo. La leche, principalmente la de vaca, es La que más alergias da en la población común.

Pero cuando no consumes leche de vaca porque seas alérgico o tengas intolerancia a la lactosa, también debes de guardar cuidado. El problema de la intolerancia a la lactosa es que la leche provoca hinchazón intestinal.

Clínicamente esta leche, está ligada a un montón de problemas, tales como las enfermedades de la piel, la sinusitis, las jaquecas y los dolores en las articulaciones. En realidad la leche es mucho más que una bebida ahí donde la vemos.

La leche es un fenómeno más bien cultural e industrial pasivo, que ha de ser analizado a lo largo de la historia de las civilizaciones.

El mito de que la leche es buena se extendió por todo el mundo, basado en la creencia de que es alta en proteínas y en calcio, de manera que es esencial para la salud, especialmente la de los huesos.

Sin embargo los estudios muestran que no sólo el consumo de leche daña a los huesos sino que su consumo tiene más efectos adversos que beneficios.

Sorprendentemente, sólo el cuerpo humano no es capaz de absorber el calcio que hay en la leche de vaca (especialmente la pasteurizada), sino que la leche de vaca aumenta la pérdida de calcio en los huesos ¿no es irónico?

Como todas las proteínas de origen animal, la leche aumenta la acidez del pH del cuerpo humano, lo que a su vez desencadena en una corrección biológica natural. El mismo calcio que nuestros huesos necesitan para mantenerse fuertes va a ser utilizado para neutralizar la acidez que provoca la ingesta de leche.

Sabiendo todo esto entendemos finalmente el por qué países que consumen menos cantidad de leche, son aquellos que menos fracturas óseas tienen en su población. Como vemos algo totalmente distinto a lo que las industrias lecheras nos hacen creer.

Y es que, como hemos dicho en otra ocasión, La leche de vaca es para los terneros, no para los humanos.

¡Suscríbete a Despierta!

Introduce tu correo electrónico para suscribirte al blog y recibir notificaciones de nuevas entradas.