Espiritualidad

4 leyes del desapego para la liberación emocional

Es posible que la palabra desprendimiento cause una sensación de frialdad y egoísmo. Pero nada más lejos de la realidad. La palabra desapego, entendida en el contexto de crecimiento personal, es un valor interno precioso que todos debemos aprender a desarrollar.

desapego emocional

Practicar el desapego no significa renunciar a todo lo que es importante para nosotros, rompiendo los lazos emocionales o relaciones personales con los que son parte de nuestra vida cotidiana.

“El desapego significa saber amar, apreciar y participar en relaciones con una visión más equilibrada y saludable, liberándose de los excesos que lo sujetan.”

Liberación emocional es vivir honestamente, de acuerdo a sus necesidades. Crecer, progresar con conocimiento de causa, sin perjudicar a nadie y no dejar a nadie al límite.

Vea a continuación las 4 leyes del desapego para la liberación emocional.

1- Tú eres responsable de ti mismo

Nadie puede vivir para ti. Nadie puede respirar por ti, se pueden ofrecer voluntarios para ayudarte con tus tristezas o sentir tu dolor, pero tú eres el arquitecto de tu propia vida, por tanto tú eres el responsable de encauzar tus pasos.

La primera ley a tener en cuenta para practicar el desapego es ser consciente de que eres completamente responsable de ti mismo.

No culpes a otros de su felicidad. No imagines que para ser feliz es necesario encontrar el socio ideal o tener el reconocimiento de toda tu familia.

Si la opinión de los demás es su medida de satisfacción y felicidad, no vas a conseguir nada más que sufrimiento. Raramente otros podrán suplir nuestras necesidades.

Cultiva tu propia felicidad, se responsable, madura, toma conciencia de tus opciones y consecuencias y nunca dejes que tu bienestar dependa de las opiniones de otras personas.

2 – Vive en el presente, acepta y asume tu realidad

A menudo, no podemos aceptar que en esta vida nada es eterno, nada es siempre lo misma; todo fluye y reanuda su camino. Muchas personas siempre se centran en lo que sucedió en el pasado, y esto se convierte en una carga pesada de llevar.

Incluso si es doloroso, acepta, asume el pasado y aprende a perdonar. Esto te hará sentir más libre y te ayudará a centrarte en lo que realmente importa: “el aquí y ahora.” Libérate!

3. Deja ir y permite que los demás sean libres

“La libertad es la manera más plena, auténtica y saludable para disfrutar y entender la vida en toda su inmensidad”

Ser libre no nos impide la creación de vínculos con los demás. Crear vínculos, para amar y ser amados, son parte de nuestro crecimiento personal.

El desapego significa que nunca se debe asumir la responsabilidad por la vida de otros, no puedes darle tus principios, no trates de detenerlos.

Los apegos exagerados no son saludables. Tenemos el ejemplo de esos padres obsesionados con la protección de los niños, lo que les impide crecer y avanzar con confianza para explorar el mundo.

La necesidad de dejar ir es esencial en estos casos; cada uno debe salir de sus límites de seguridad para hacer frente a lo inesperado y lo desconocido.

4 – Las pérdidas sucederán tarde o temprano

Debemos aceptar que, en esta vida, nada dura para siempre. La vida, las relaciones e incluso los bienes materiales terminan por desaparecer como el humo se escapa a través de una ventana abierta.

Las personas se van, los niños crecen, algunos amigos desaparecen y pierden un poco de amor. Todo esto es parte del desapego. Tenemos que aprender que esto es normal y enfrentar esta situación con calma y coraje.

Lo que nunca puede cambiar es su capacidad de amar. Comienza siempre por ti mismo.

¡Suscríbete a Despierta!

Introduce tu correo electrónico para suscribirte al blog y recibir notificaciones de nuevas entradas.