Ciencia

Te Explicamos Cómo Funciona La Ley De La Atracción

Todo es energía y la energía nunca puede ser destruida.

Hay una conexión entre la energía, nuestros pensamientos y el mundo de la materia que nos rodea.

Toda la materia está hecha de átomos y cada átomo tiene un núcleo que contiene los protones y neutrones, alrededor de los que orbita los electrones.

En los átomos, los electrones siempre giran en torno al núcleo de “órbitas” predeterminadas por niveles de energía que aseguran la estabilidad del átomo.

Los electrones pueden ser inducidos a asumir órbitas “superiores” por la adición de energía, o pueden emitir energía cuando caen en una órbita “inferior”.

Cuando se trata de vibraciones, si están “alineadas”, los átomos crean una fuerza de conducción, todos los que trabajan en la misma dirección, de una manera muy similar a la de los metales que pueden ser magnetizados mediante la alineación de sus moléculas en una sola dirección. Esta creación de polos positivos (+) y negativos (-) es un hecho de la naturaleza y la ciencia.

la ley de la atracción

El hombre también está hecho de átomos, entonces tienes electrones y neutrones, que tienen polaridad negativa, pero pueden ser alterados por los protones, que tienen polaridad positiva.

Así como la ciencia muestra que hay leyes físicas que pueden ser observadas y cuantificadas en un campo, existen leyes similares en otros campos, incluso si no se pueden cuantificar en la actualidad.

Uno puede ver, por lo tanto, que la ley de la atracción no es un término de fantasía o una magia esotérica. Es una ley de la naturaleza, según el cual cada átomo de tu ser está constantemente respondiendo, lo sepas o no.

La ley de la atracción es una ley universal, una energía que nos rodea y que sigue a la ciencia de la física.

Recientes descubrimientos científicos están confirmando diversas “creencias” sobre el poder del pensamiento positivo en la creación de la realidad en que vivimos.

El universo y la realidad están formados exclusivamente por la energía y esta energía se manifiesta como una onda.

Exámenes de tomografía magnética, electroencefalograma y muchos otros métodos de diagnóstico de la medicina demuestran que los pensamientos generan ondas magnéticas. Nuestros pensamientos son fuerzas electromagnéticas que atraen todo lo que pensamos.

Atraes a tu vida cualquier cosa a la que se le dedica atención, la concentración y la energía, ya sea en términos positivos o negativos.

Los pensamientos generan ondas electromagnéticas y cuando los picos de dos ondas chocan, se crea una interferencia constructiva. Hay una ola de posibilidad. Esta ola se convierte en onda de probabilidad. Hay un sinfín de posibilidades. En la mecánica cuántica, esto significa que puedes crear cualquier realidad material de una “océano de energía potencial infinita.”

El funadamento que hace que el teléfono, la televisión, la radio, el billete de metro, pase libre de peajes, GPS, telescopio, misiles, y toda la parafernalia electrónica que aparece cada día funcionen.

Es el mismo fundamento de la ley de atracción, lo que le permite alcanzar todo lo que quieras. Cuando estamos seguros de que el universo es, pues, todas las puertas se abren y las infinitas posibilidades se convierten en realidad para nosotros.

Somos seres vibracionales. Cada vibración es equivalente a un sentimiento en el mundo “vibracional”, sólo hay dos tipos de vibraciones, positivas y negativas. Cualquier sentimiento hace que emitas una vibración que puede ser positiva o negativa.

Ejemplos de sentimientos que gerenran vibraciones positivas

La paz, la alegría, el amor, el entusiasmo, la gratitud, la abundancia, la esperanza, la comodidad, la confianza, el afecto.

Ejemplos de sentimientos que gereneran vibraciones negativas

Decepción, soledad, la falta, tristeza, confusión, estrés, ira, dolor.

Cada vez que experimentan un sentimiento. En este momento, la sensación de que estás experimentando emite una vibración positiva o negativa y la Ley de la Atracción está respondiendo a la vibración que estás enviando. En este momento, ahora mismo, estás armonizando con su vibración, que le da más de lo mismo, ya sea positivo o negativo.

Por ejemplo, cuando una persona se despierta un lunes por la mañana, sintiéndose un poco gruñona e irritada, está enviando una vibración negativa. Y si bien emite esta vibración negativa, la ley de la atracción responde, armonizando con la vibración que se envía, enviándole más de lo mismo.

De esta manera es probable que desde primera hora nada salga bien: la tostada se queme, se manche la camisa al tomar el café, pierda el autobús y llegue tarde al trabajo. “Mejor no haberse despertado!!”

Otro ejemplo podría ser un vendedor, encantado con la gran cantidad de ventas que acaba de hacer y emitiendo así una sensación positiva. Poco después, surge una segunda gran venta. Él dirá a sí mismo: “Estoy en una buena racha!”

En ambos casos, la ley de la atracción está en el trabajo, expandiendo y orquestando todo lo que tiene que ocurrir para atraer una mayor cantidad de lo mismo, ya sea positivo o negativo.

Las vibraciones positivas son más altas, mientras que las negativas son más bajas. Cuando experimenta una sensación a menudo y mantener esa sensación durante mucho tiempo, se convierte en una sensación estándar, por lo que atraerá situaciones conforme a esa sensación.

3 Comentarios

Haz click para dejar un comentario

  • Esto es pseudociencia, no jodas. Recientes estudios confirman, hay que echarle narices al asunto. ¿Qué estudios? ¿Quién los avala? Y, lo que es más, ¿en serio estás asimilando la complejidad de las emociones a conceptos eléctricos planos como “positivo” y “negativo”?

  • a ver a ver…la energia “positiva” se llama positiva por convencion, nada mas. no porque sea “buena onda”. Y a su opuesto se lo llamo negativo, como pudo haberse llamado tito y tita, o habersele puesto negativo al positvo y positivo al negativo. Me huele a mierda esoterica esto

  • Los dos comentarios anteriores me suenan a ignorancia absoluta y soberbia. Todos los lenguajes son convencionales. A una mesa la llamamos mesa por convenciòn, no porque la naturaleza o algo màs le haya dado el nombre de mesa, como algo absoluto.Cuando decimos energìa positiva, (por convenciòn, obviamente) bien podrìamos haberle llamado energìa tita, como dice Cecilia, pero eso no cambiarìa el significado del comentario. Lo que nos quiere decir, es que todo lo que conlleva ese nombre “positiva”, es que construye, que va para adelante a pesar de las dificultades, que las ondas que estàn en sintonìa, se atraen entre sì. Si esas ondas sirven para progresar, para conseguir cosas como alegrìa, optimismo, fe, esperanza, son ondas positivas. Son ondas que construyen. Las ondas negativas, destruyen, van para atràs. Ahora bien Cecilia, quizàs me critiques porque los tèrminos alegrìa, paz, bienestar, optimismo, tambièn son convenciones. Todas las palabras de cualquier idioma son convenciones, que surgieron a lo largo de siglos de evolución del habla.

¡Suscríbete a Despierta!

Introduce tu correo electrónico para suscribirte al blog y recibir notificaciones de nuevas entradas.