Conspiración

Científico De Alto Nivel Renuncia Al Admitir Que El Calentamiento Global Es Una Gran Estafa

Indagando por la red, haciendo nuestro trabajo como cazadores de noticias, hemos encontrado esta que si bien es del año 2010, sigue siendo bastante interesante.

Hal Lewis, un científico estadounidense, renunció a su puesto de trabajo en la Universidad de California, después de que admitiese en una carta formal su pensamiento más íntimo.

cambio climático farsa

Para Lewis, el calentamiento global es una gran estafa, así lo plasmó en su carta de renuncia, tan impactante como insólita.

Artículo original de Telegraph

La siguiente es una carta a la Sociedad Física Americana divulgada al público por el Profesor Emérito de Física Hal Lewis de la Universidad de California en Santa Bárbara

Carta de Renuncia

Enviado: Viernes 08 de Octubre de 2010 17:19 Hal Lewis

De: Hal Lewis, Universidad de California, Santa Bárbara

Para: Curtis G. Callan, Jr., Universidad de Princeton, Presidente de la Sociedad Americana de Física

6 de octubre de 2010

Querido Curt:

Cuando me uní a la Sociedad Física Americana hace sesenta y siete años, era mucho más pequeña, mucho más humilde y hasta ahora no estaba corrompida por el dinero (una amenaza contra la que Dwight Eisenhower advirtió hace medio siglo).

De hecho, la elección de la física como profesión era entonces un garante de una vida de pobreza y abstinencia, fue la Segunda Guerra Mundial lo que cambió todo eso.

La perspectiva de una ganancia mundana impulsó a pocos físicos. Hace treinta y cinco años, cuando presido el primer estudio APS de un tema social/científico polémico, The Reactor Safety Study, aunque había muchos fanáticos en el exterior no había ningún indicio de presión excesiva sobre nosotros como físicos.

Por lo tanto, pudimos producir lo que creo que era y es una evaluación honesta de la situación en ese momento.

Además, nos lo hizo posible la presencia de un comité de supervisión formado por Pief Panofsky, Vicki Weisskopf y Hans Bethe, todos ellos físicos de altísimo nivel a los que no se les puede reprochar nada.

Estaba orgulloso de lo que hicimos en una atmósfera tan cargada. Al final, el comité de supervisión, en su informe al Presidente del APS, señaló la total independencia con la que hicimos el trabajo, y predijo que el informe sería atacado por ambas partes. ¿Qué tributo más grande podría haber?

Qué diferente es ahora. Los gigantes ya no caminan por la tierra, y la inundación de dinero se ha convertido en la razón de ser de muchas investigaciones físicas, el sustento vital de mucho más, y proporciona el apoyo para un número incalculable de empleos profesionales.

Por razones que pronto se harán evidentes, mi antiguo orgullo de haber sido miembro de la APS durante todos estos años se ha convertido en una vergüenza, y me veo obligado, sin ningún placer en absoluto, a ofrecerles mi renuncia a la Sociedad.

Por supuesto, es la estafa del calentamiento global, con los trillones (literalmente) de dólares manejándola, lo que ha corrompido a tantos científicos, y ha llevado a la APS ante ella como una ola de rebeldes.

Es el mayor y más exitoso fraude pseudocientífico que he visto en mi larga vida como físico. Quien tenga la menor duda de que esto sea así, debería obligarse a leer los documentos de ClimateGate, que lo ponen al descubierto. (El libro de Montford organiza los hechos muy bien.)

No creo que ningún físico real, ni siquiera científico, pueda leer esas cosas sin repugnancia. Casi haría de esa repugnancia una definición de la palabra científico.

Entonces, ¿qué ha hecho la APS, como organización, frente a este desafío? Ha aceptado la corrupción como norma, y ha seguido con ella…

Siento la necesidad de añadir una nota, y esto es una conjetura, ya que siempre es arriesgado discutir los motivos de otras personas.

Esta intriga en el HQ de APS es tan extraña que no puede haber una explicación simple para ello.

Algunos han sostenido que los físicos de hoy en día no son tan inteligentes como solían ser, pero no creo que eso sea un problema.

Creo que es el dinero, exactamente lo que Eisenhower advirtió hace medio siglo. Hay trillones de dólares en juego, por no decir nada de la fama y la gloria (y frecuentes viajes a islas exóticas) que tiene con ser miembro del club.

¡Suscríbete a Despierta!

Introduce tu correo electrónico para suscribirte al blog y recibir notificaciones de nuevas entradas.