La Ciencia Explica Cómo Puede Cambiar Nuestro Cerebro Y Nuestra Salud Mental El Ir A La Playa

¿Alguna vez has pasado un día en la playa y al llegar a casa te notaste más relajado y rejuvenecido? Si la respuesta es sí, con esto demuestra la ciencia que la playa tiene un efecto calmante para nuestra mente.

Pero además de esto, el ir a la playa según los estudios, tiene un efecto enorme en nuestra salud y en nuestro bienestar, e incluso afirman que puede cambiar nuestro cerebro para bien.

Por ello y a fin de informaros, vamos a echar un vistazo a algunos de los beneficios con base científica que la playa nos puede ofrecer.

beneficios de la playa

Lora Fleming, de la Universidad de Exeter en Inglaterra, dice que la idea de que la playa ayuda a nuestra salud, está muy bien establecida. Los médicos del siglo XVIII recetaban viajar cerca del mar a modo de que estos funcionaban como baños terapéuticos y sanadores.

Además existen a día de hoy desde entonces los llamados “Balnearios de agua salada” ofreciendo los beneficios que ésta tiene a las personas de todas las edades. Fleming señala sin embargo, que los científicos comenzaron a darse cuenta de los verdaderos beneficios del agua del mar en estos últimos años.

Beneficios De Bañarse En La Playa

La Corteza Prefrontal Del Cerebro Se Activa

La corteza prefrontal es un área del cerebro asociada con la emoción y la auto-reflexión y también con otras funciones, y se activa cuando se reproducen los sonidos del mar.

Esto ha sido demostrado por los científicos de la investigación en el estudio con los participantes que fueron expuestos al sonido y ruido del agua del mar.

Las Olas Del Mar Genera Iones Negativos

La sensación de paz que tenemos en la playa puede ser el resultado de cambios moleculares en nuestro cuerpo. Las olas del océano producen iones negativos. Los iones negativos aceleran la capacidad de nuestro cuerpo para absorber oxígeno.

Además, equilibran los niveles de serotonina, una sustancia química producida por el cuerpo que está relacionado con el estado de ánimo y el estrés.

Esta es una de las razones por las que la playa está vinculada a la energía mental positiva y a una sensación general de salud y de bienestar, según los científicos, alegando que incluso nos puede hacer dormir mejor.

Los Niveles De La Hormona Del Estrés Llamada Cortisol Disminuyen Considerablemente

La razón por la que las playas tienen un efecto tan calmante sobre nosotros puede ser debido al sonido de las olas.

Los sonidos más relajantes y agradables al oído son los que tienen patrones de ondas predecibles. El sonido también debe ser suave en volumen y en frecuencias armónicas a intervalos regulares.

Las olas del mar actúan de esa manera, de forma regular y suave. El sonido del mar puede tener un efecto aún más profundo a nivel emocional según el neurocientífico Shelley Batts.

El ruido del océano probablemente desencadena profundos recuerdos o sentimientos de relajación y de seguridad. Algunas personas han llegado a decir que recuerda al útero y al latido del corazón de su madre.

Hay una hormona del estrés llamada cortisol, y algunos ruidos, como el tráfico y el ruido de los aviones pueden desencadenarla. Cuando se libera esta hormona, se pueden producir problemas de salud, tales como úlceras y enfermedades del corazón.

El ruido relajante del océano y el mar trabaja para disminuir los niveles de cortisol. Por lo tanto, el océano puede tener un efecto positivo en la salud general y evita posibles problemas de salud.

La Superficie Del Mar Es Calmante

Cuando el mar está en calma, también nos da una sensación interna de seguridad. El neurocientífico Michael Merzenich dice que los seres humanos se sienten seguros cuando están en lugares calmos.

En el bosque por ejemplo, los seres humanos necesitan inconscientemente escapar de los depredadores, en las ciudades hay también amenazas con las que tenemos que tener cuidado, sin embargo en la playa podemos ver kilómetros y kilómetros al horizonte que nos aportan tranquilidad, sin tener amenazas potenciales.

“Estamos hechos neurológicamente, para normalizar el medio que nos rodea y luchar contra él” dice Merzenich “Cuando nos fijamos en el mar o vamos paseando por lo largo de la orilla, nos encontramos en un entorno predecible y estable”