Espiritualidad

Científico desarrolla estudio fascinante: El alma entra en el feto durante la séptima semana de embarazo

En este caso nos encontramos con el Doctor Rick Strassman, el cual ha escrito un libro muy interesante llamado “DMT: The spirit Molecule” en el que expone una maravillosa hipótesis que se basa en constatar que el alma que viene a encarnar en este planeta a través de un cuerpo físico, se introduce en el feto gestante de la madre a partir de la 7ª semana después de haber concebido al futuro bebé.

Strassman expone que la entrada del alma al feto se realiza a través de la glándula pineal, ya que esta glándula la considera según él  como “Un verdadero canal espiritual”, y considerando que es todo un profesional y que lleva muchos años ejerciendo medicina y siendo experto en psiquiatría está revolucionando la percepción del embarazo y la vida humana.

Qué alegría de ver como cada vez son más médicos tradicionales los que se mojan en el tema de la espiritualidad, con esta noticia que nos aporta un enfoque totalmente nuevo y a la vez desconcertante para muchos y siendo para otros una fantástica revelación.

El experto hace mención en su libro y en su tesis al DMT, que es la molécula dimetiltriptamina, la cual es una sustancia psicodélica que brota de una manera natural en la misma glándula pineal y que está comprobado desde hace poco científicamente.

La investigación fue publicada por primera vez en la Revista Biomedical Chromatography y en ella  se ratificaba la existencia del DMT en experimentos realizados en ratones en laboratorio. Este descubrimiento afirma aun más el rol tan significativo que tiene la glándula pineal en nuestra vida.

El Libro Tibetano de los Muertos abala también la idea del doctor Stressman, ya que en él se confirma que a los 49 días el alma reencarna en el feto que lleva la madre, que precisamente coincide para sorpresa de muchos con el tiempo en el que se tarda en ver con claridad la glándula pineal en un feto, que es exactamente a los 49 días justos.

Según Strassman la glándula pineal sería una especie de antena receptiva para neustra alma, y que también estaría involucrada con las experiencias cercanas a la muerte.

Ya Rene Descartes ubicó el llamado “asiento del alma” en la glándula pineal. Demasiadas coincidencias como para hacerse el sordo y el ciego ante tal descubrimiento.

 

 

¡Suscríbete a Despierta!

Introduce tu correo electrónico para suscribirte al blog y recibir notificaciones de nuevas entradas.