Sociedad

10 cosas que se aprenden de una madre fuerte y luchadora – ¡Nos enseñan a vivir!

1. Se aprende el valor de la independencia. No necesitarás a una persona para sentirte protegid@ o alguien que cuide de ti, se aprende con el ejemplo de vivir una vida plena y feliz sin tener que compartirla con alguien más. Se aprende que se puede construir una casa, criar a los hijos, cocinar y preparar la mesa, todo al mismo tiempo y aún así tener un trabajo.

madre luchadora

2. Se aprende el significado del amor incondicional. Seguro que viste a tu madre sacrificar su juventud para ti y tus hermanos, pero nunca se quejó ni se enorgullecía de lo mucho que se dedica a la misma. Ella siempre tenía una sonrisa y era feliz dando cada vez más de sí misma. Ella te enseñó sobre el amor desinteresado, incondicional, y tú sabes que este amor no lo encontramos en ningún otro lugar.

3. Se aprende a amarse a sí mism@. Se aprende a desviarse de las cosas que no son para ti, aprendes a seguir adelante, incluso cuando todo el mundo está contra ti, y se aprende a creer en ti mismo cuando todo el mundo duda de ti. Se aprende que una mala calificación en la escuela o fracaso del día a día no sirven para definirte; lo que te define es cómo puedes recuperarte de cualquier revés y el modo particular de luchar por la vida que deseas.

4. Se aprende que puedes ser fuerte y sensible a la vez. Las madres fuertes son generalmente muy sensibles. Ellas le ponen un disfraz al dolor, superando con valentía cualquier obstáculo o problema tanto personal como tuyo o de tus hermanos, ofreciéndonos a la vez ese amor incondicional.

5. Se aprende que no es fácil ser una mujer. Se aprende que su opinión, en muchas ocasiones, no será tomada en cuenta plenamente. O alguien tendrá en cuenta que estás bromeando cuando realmente va en serio. Pero también sabrá que puede destacarse en la multitud y hacer que todos escuchen su voz y acepten sus ideas. Se aprende que lo que no mata te hace más fuerte.

6. Se aprende a nunca mirar hacia atrás. Se aprende a no perder el tiempo en “lo que podría haber sido.” Se aprende a no quejarse porque tu vida ha dado un vuelco. A concentrarse en lo que está por delante y dejar atrás el pasado. Se aprende que todo lo que pasó fue parte de lo que se necesita para vivir, incluso si no era el camino que querías.

7. Se aprende la importancia de la paciencia y la fe. Se aprende que Dios es cuidar de ti y de tus luchas que van a salir bien al final. Vas a pasar por tormentas, sin embargo el mañana siempre será un nuevo día. Se aprende a ser paciente con la vida, con el tiempo, con el éxito y los problemas. Se descubre que la paciencia es sinónimo de fuerza.

8. Se aprende cómo crear tu propia felicidad. Puede encontrar la felicidad, incluso en una vida difícil. Todavía se puede ser feliz, incluso si estás llevando el peso del mundo sobre tu espalda. Siempre se puede encontrar algo para sonreír, todo lo que necesitamos hacer es mirar más de cerca.

9. Se aprende que ella todavía sabe más que tú sobre el amor. Incluso siendo de otra generación “diferente” de cuando ella era joven, si ella no aprueba a alguien que esté contigo: es mejor escucharla. Ella sabe lo que está diciendo. Además, ella no quiere ver tu corazón roto. Seguro que odias admitirlo, pero tal vez estaba en lo cierto.

10. Se aprende a ser una buena madre/padre. Si fuiste criado por una madre que le enseñó realmente como debe ser criada una familia, te enseñó que el trabajo duro tiene su recompensa, te demostró que se puede querer a alguien incondicionalmente. Ella te mostró cómo tener un efecto protector, cariñoso, amable, compasivo, fuerte y resistente. Ella te estaba enseñando a través de los ejemplos, y ni siquiera te diste cuenta de que: tú, ahora, estás siguiendo sus pasos.

¡Suscríbete a Despierta!

Introduce tu correo electrónico para suscribirte al blog y recibir notificaciones de nuevas entradas.